Euxinos

Cerca de la historia

Edad Antigua

«¿Alesia? ¡No conozco Alesia!»

El 52 a.C. fue el año de inflexión en el conflicto entre Julio César y Vercingétorix, porque si por algo se caracterizó la guerra entre romanos y galos fue por el choque de estas dos personalidades. En la batalla de Alesia, César consiguió la victoria definitiva; con ella puso fin a los dolores de cabeza que la Galia generaba al Senado desde hacía años.

Este contenido solo está disponible para suscriptores de Euxinos
Acceder Únete ahora

Los marineros que conquistaron la democracia

La memoria colectiva sobre la democracia ateniense resguarda las imágenes de grandes oradores, profundos filósofos y ciudadanos (que no ciudadanas) esperando a ser elegidos por sorteo para cumplir las funciones cívicas del sistema. Esta colectividad aparentemente homogénea, sin aristas, era en realidad más compleja y desigual. La Atenas democrática ─e imperialista─ del siglo V a.n.e. utilizó métodos menos abstractos para sus fines: una poderosa flota basada en las trirremes sustentaba el poder de la ciudad en un siglo convulso, y su uso político democratizó a las capas más humildes de la población, que exigieron reformas desde abajo.

Xerxes I, más allá de las Guerras Médicas

Xerxes I (Khshayaṛshā en persa) fue el sucesor de Darío I y uno de los reyes más importantes de la dinastía aqueménida. Pero muchas veces la figura de Xerxes queda relegada al rey que perdió las Guerras Médicas, lo que no deja ver la repercusión que tuvo para el Imperio persa. Además, la mala fama que le dio Heródoto (y después el cine) no ayuda. En este artículo vamos a conocer a Xerxes más allá del conflicto con los griegos, descubriendo a un monarca que fue por encima de todo un patrón de las artes y aquel que consiguió consolidar lo que empezara su padre: la identidad imperial.

Este contenido solo está disponible para suscriptores de Euxinos
Acceder Únete ahora

Bizancio en las aulas. Una propuesta iconoclasta

El mundo bizantino pasa por las aulas de secundaria fugazmente, sorprendiendo a algunos alumnos con brillantes mosaicos y algunos términos extraños, como musibara, cesaropapismo o iconoclasmo. Tan pronto como llega, desaparece para dar paso al mundo islámico, Carlomagno y la sociedad feudal. Cabe preguntarse ¿qué sentido tiene que nos detengamos a explicar el mundo bizantino cuando, por ejemplo, no se imparte nada sobre China, el Imperio persa o el auge del Imperio otomano? En este artículo responderé a esa pregunta desde un estudio de caso, el mío concretamente, de cuando me tocó impartir el tema bizantino por sorpresa.

Darío I, el pilar de la dinastía aqueménida

Darío I (Dārayavush en persa), al que se apodó el Grande como a Ciro II, es un personaje clave para comprender el desarrollo de la historia de lo que ahora conocemos como la dinastía y el Imperio aqueménida. Porque sin la acción de Darío, las cosas hubieran tomado un curso bastante diferente. Esta figura, a caballo entre la leyenda y la historia, la mentira y la verdad, definió el futuro de toda una estirpe y construyó no solo un gobierno sólido, sino algo mucho más importante: el concepto de una identidad unificadora, que definiese lo que significaba ser persa. En este artículo vamos a conocer cómo lo hizo, y lo que significó para sus súbditos y sus descendientes.

Este contenido solo está disponible para suscriptores de Euxinos
Acceder Únete ahora

El poder femenino en el Reino Nuevo egipcio

La realeza femenina era complementaria a la masculina y no podía existir una sin la otra. Sin la reina se corría el riesgo de que el caos se apoderara del país, aunque su figura se mantenía siempre a la sombra del faraón. Pese a ello, el poder de algunas de estas mujeres fue tal, que incluso llegaron a sentarse en el trono de las Dos Tierras, gobernando el país como Horus femenino.

Este contenido solo está disponible para suscriptores de Euxinos
Acceder Únete ahora
error: Content is protected !!